177 - Unconditional Strength and Gratitude: The Medicine of Suchness
178 – Declaring a Climate War and What That Means to a Buddhist

Categories: Enseñanzas Budistas, Enseñanzas Zen ~ Translator: Claudio Sabogal

Click here for audio + English version of Episode 177

La medicina de la talidad salva vidas, porque incluso la vida humana más feliz y afortunada contiene inevitablemente sufrimiento. Y a veces, en nuestra vida personal o en el mundo en general, enfrentamos cosas terribles que provocan ansiedad, depresión, miedo, desesperación o rabia. Nuestra emergencia climática y ecológica es una cosa terrible, que nos enfrenta a una pérdida en una escala nunca antes contemplada por los seres humanos. Nuestra práctica Zen nos ofrece la talidad como una medicina que puede aliviar nuestra desesperación y ayudarnos a acceder a la fuerza y la gratitud.

 

Encabezados:

Tomando un Momento para ser Testigo: Colapso de la Corriente del Golfo
Reseña: Las Dos Dimensiones de la Realidad como Trasfondo de la Talidad
La Dimensión Dependiente de la Realidad
La Dimensión Independiente de la Realidad
Talidad
Cómo Percibir la Talidad
No usar en Forma Indebida la Medicina de la Talidad

 

Tomando un momento para ser testigo: Colapso de la Corriente del Golfo

El tema de hoy pertenece a la categoría de práctica que llamo Cuidar, que significa hacer algo que nos nutre, fortalece y sostiene. Por un momento, sin embargo, quiero dedicar unos momentos a Testificar, que, junto con Actuar, es uno de los tres ingredientes de una vida sostenible y generosa. Dar testimonio significa abrirnos al sufrimiento en el mundo: simplemente testificar, reconocer que no estamos separados de nadie ni de nada, dejar que la verdad nos toque y conmueva, dejando de lado temporalmente todas las preguntas sobre lo que podemos o debemos hacer en respuesta, o si hay algo lo que podamos hacer.

Respire y sea testigo: Crisis climática: los científicos detectan señales de advertencia del colapso de la Corriente del Golfo

La corriente de circulación de vuelco meridional del Atlántico (AMOC), de la que forma parte la Corriente del Golfo, ya se encuentra en su punto más lento en 1600 años, y hay indicios de que puede estar cerca de un cierre. “El colapso del AMOC puede tener un impacto catastrófico a nivel mundial. Las partes de Europa occidental y el este de América del Norte que fueron calentadas por las corrientes experimentarían una disminución masiva en sus temperaturas, lo que resultaría en eventos climáticos severos. La última vez que el AMOC  se debilitó, desencadenó una mini era de hielo en el hemisferio norte cerca del Océano Atlántico que duró un milenio. El nivel del mar también aumentaría tras el colapso del arroyo cerca de la costa del Atlántico Norte.

El debilitamiento del AMOC conduciría a interrupciones en los patrones de lluvia en América del Sur, África e incluso en el sudeste asiático. Debido a su naturaleza compleja, el AMOC incluso desencadenaría un rápido derretimiento de las capas de hielo en la Antártida, al tiempo que interrumpiría las lluvias y los patrones climáticos que sustentan los bosques amazónicos. Además, la AMOC ya no secuestrará anualmente 0,7 gigatoneladas de carbono, ya que se detiene.

“Es algo que simplemente no puedes (permitir que) suceda”, agregó Boers (del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático en Alemania).

¿Detenerse en 10 años? ¿100 años?

Principio de precaución … creemos que la CEE trata  acerca de las especies en peligro de extinción y que todo se vuelve gradualmente más caliente, pero podemos adaptarnos. Lamentablemente, estamos desestabilizando sistemas masivos y complejos con implicaciones mucho más allá de lo que podemos predecir o comprender.

Podemos ponernos filosóficos, la tierra sobrevivirá, pero como dijo ayer Yad, un joven activista climático de Polonia durante un evento en línea llamado Youth on Fire: confía en ti mismo. Contemple la interrupción inimaginable del futuro de nuestro país … el futuro de sus hijos … los ecosistemas y otros seres vivos … póngase en contacto con su miedo y dolor naturales. ¿Qué te inspira a hacer ese sentimiento? Probablemente no se ponga filosófico acerca de cómo dentro de mil millones de años la tierra podría estar rebosante de un conjunto completamente diferente de seres vivos …

Respire, absorba, sea testigo. Solo hacer esto es importante, aparte de cualquier pregunta sobre lo que puede hacer o debería hacer al respecto …

A veces, lo que parece más apropiado, pruebe esta práctica: ofrecer una especie de oración, incluso si no cree en un ser divino que pueda responderle. “Que la humanidad aprenda a amarse y vivir en armonía con la naturaleza …”

 

Reseña: Las Dos Dimensiones de la Realidad como Trasfondo de la Talidad

Bien, pasemos al tema de hoy: “la medicina de la talidad”.

Enseñanza Zen (en realidad, Chan): Dos verdades. La realidad tiene dos dimensiones, ambas verdaderas simultáneamente. Para la liberación espiritual, la paz personal y la ecuanimidad y la alegría incondicional, es extremadamente valioso despertar a ambas dimensiones.

Las dos verdades se denominan de muchas formas diferentes: absoluta y relativa, esencial y contingente, condicionada y última. (Tengo una tabla sobre esto en el sitio web de ZSP. Click aquí) Sin embargo, el lenguaje es muy complicado … las palabras que elegimos pueden traer un equipaje adicional que es inapropiado para la realidad que están tratando de transmitir.

Es fundamental trasmitir que estos aspectos o dimensiones de la realidad no son dos cosas separadas. No entras “en” un reino. No hay cosas que sean verdaderas en un ámbito y contradichas en el otro. No puedes estar en una dimensión. Siempre estás en ambas, y aunque las cualidades de cada dimensión pueden parecer contradictorias cuando tratamos de describirlas, no lo son. Son mutuamente dependientes, simultáneos.

Tenga paciencia conmigo, esto al principio puede sonar bastante filosófico, pero de lo que estoy hablando es de inmenso valor práctico y personal para nosotros en nuestras vidas y práctica.

Mi preferencia actual por el lenguaje: dimensiones dependientes e independientes de la realidad.

Recuerda: UNA realidad. Me gusta el término dimensiones porque sugiere fuertemente que no se puede tener una dimensión con la otra. Y que de lo que estamos hablando es real, no solo sobre una mentalidad o perspectiva.

 

La Dimensión Dependiente de la Realidad

La dimensión dependiente de la realidad con la que estamos bastante familiarizados. Ésta es la dimensión del espacio y el tiempo. Debido a que es la dimensión del espacio, es la dimensión de los límites y las diferencias. Mi cuerpo, tu cuerpo. Estoy aquí en Oregon, tú estás en Pennsylvania. Yo soy bajo y tu eres alto. Por su propia naturaleza, todas las diferencias y límites son relativos, contingentes, dependientes: bajo es relativo a alto, aquí es relativo a allí, al diferenciar mi cuerpo del tuyo, por definición “mi cuerpo” depende de “otros cuerpos”.

Dado que la dimensión dependiente de la realidad es también la dimensión del tiempo, es la dimensión de la causalidad. Lo que hago te afecta. Todo lo que hacemos tiene algún resultado, que luego funciona como una nueva causa.

La dimensión dependiente de la realidad no es una dimensión menor. Es muy cierto, y siempre cierto, no importa cuán profunda sea su realización espiritual. Esta es la dimensión de la práctica, la moralidad, las relaciones, el amor, el aprendizaje, el crecimiento, el nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte. Este es el reino de la interdependencia, al que podemos despertar cada vez más a través de nuestra práctica, abriendo nuestros corazones: Reconocemos cuán increíblemente interdependientes somos, desafiando nuestras preciadas ideas sobre una naturaleza propia separada e inherentemente existente.

 

La Dimensión Independiente de la Realidad

Entonces, ¿qué queda para la dimensión independiente de la realidad?

Aquí es donde se pone un poco complicado, porque el lenguaje y los conceptos son parte de la dimensión dependiente de la realidad. ¡El uso de herramientas dependientes para comunicar sobre la dimensión independiente de la realidad inevitablemente confundirá el tema! La comunicación se da en la dimensión dependiente… y sin embargo, ¿qué vamos a hacer? Es extremadamente raro que los seres humanos se despierten y reconozcan el significado de la dimensión independiente de la realidad sin la guía de otros seres humanos, por lo que debemos comunicarnos al respecto. Es por eso que llamamos a la enseñanza Zen “un dedo apuntando a la luna”. La luna es la naturaleza independiente de la realidad y nuestras palabras son el dedo. No podemos darnos la experiencia de ver la luna, pero podemos ayudarnos unos a otros señalando, siempre que no confundamos el dedo con la luna.

Dicho esto … hablemos de la dimensión independiente de la realidad. Para empezar, incluso llamarlo dimensión es engañoso porque no tiene dimensión. Recuerde, la dimensión dependiente de la realidad es la dimensión del espacio y el tiempo. Por tanto, la dimensión independiente no se trata de espacio o tiempo. ¿Como puede ser?

Por supuesto, no podemos existir fuera del espacio y el tiempo. Pero eso no es un problema aquí, porque la dimensión dependiente e independiente de la realidad son siempre simultáneamente verdaderas. Cuando percibimos la naturaleza independiente de la realidad, no desaparecemos ni nos transportamos a una realidad alternativa. Seguimos existiendo en el espacio y el tiempo, en la dimensión dependiente.

Sin embargo, cuando percibimos o nos refugiamos en la dimensión independiente de la realidad, nos olvidamos del espacio y el tiempo. O, más exactamente, por un momento, el espacio y el tiempo ya no están al frente y al centro de la forma en que normalmente lo son. Solo hay aquí, ahora mismo. Queda claro que eres un punto de inflexión de la vitalidad y que la realidad es un todo sin fisuras. Shunryu Suzuki Roshi llamó a esto “las cosas como es …”

Aquí mismo, ahora mismo no tiene ningún punto de referencia. No se compara con nada, así que no importa cuán terrible sea nuestra situación en un sentido dependiente, no es terrible aquí, ahora mismo. Las cosas tal como son. Debido a que el espacio es irrelevante, también lo son los límites. El sonido del pájaro o el tráfico fuera de su ventana no está separado de usted. La brisa y el niño que sufre al otro lado del mundo son parte de la misma realidad que tú. Todo está en movimiento junto, y la trayectoria no es el punto, como si capturaras una imagen de una gimnasta en el aire, en medio de un giro. A lo largo de la dimensión independiente de la realidad, no tiene sentido discutir lo bueno o lo malo, porque se trata de comparación y causalidad. Las preguntas sobre qué tan buena persona eres, o qué tan buena es tu práctica, no tienen ningún sentido, como solicitar un trabajo y preguntarle al entrevistador si importa, que una vez de niño te cortaste el pelo mal.

 

Talidad

Dejando de lado por un momento cómo percibes las cosas-como-es, ¿qué tiene de importante percibirlas? ¿Una dimensión adimensional, donde lo bueno y lo malo y las relaciones son irrelevantes?

Aquí está lo increíble que los Budistas han descubierto, la razón por la que es importante mantener viva la práctica y compartirla con los demás: las cosas como son, la dimensión independiente y adimensional de la realidad, aquí y ahora, es asombroso, milagroso, curativo, indescriptiblemente hermoso, sustentador e increíblemente íntimo.

Podríamos imaginar que el aspecto absoluto de la existencia, en el que no hay un tú contra mí y, por lo tanto, incluso el concepto de amor es irrelevante, sería un vacío nihilista. No habría nada; sin valor o características dependientes, no habría significado.

Pero este no es el caso. Para nada. De hecho, las cosas-como-es no necesitan puntos de referencia ni justificación. La existencia, la vida misma, es un milagro profundo, y nosotros, como individuos, somos participantes insustituibles en él.

Una palabra que usamos para esta radiante cualidad de la dimensión independiente de la realidad es “talidad”. Sin comparación, sin juicio, las cosas son así. Tal = “una cualidad o condición fundamental, intrínseca o característica”. [I] Y la talidad Es vida universal.

Al mismo tiempo, tan pronto como concebimos la talidad, comenzamos a concretarla. Hacemos una cosa: ¿Has percibido la talidad o no? ¿Cómo se veía? ¿Caminas en la dimensión dependiente de la realidad o en la dimensión independiente? Nos confundimos y nos enredamos en un pensamiento dependiente.

La talidad no se puede capturar, pero definitivamente se puede experimentar. Esa experiencia es una medicina profundamente valiosa para nuestros males emocionales, psicológicos y espirituales. Es un antídoto para la desesperación, la depresión, la ansiedad, el juicio propio, el miedo, la ira y todo lo demás. Es increíblemente básico, porque nos da un lugar para estar de pie que es completamente independiente de las condiciones. Es inspirador y alentador, porque podemos apreciar cómo la vida, no importa cómo resulte, es un milagro. Sentimos gratitud y pertenencia.

 

mo Percibir la Talidad

Percibir la naturaleza independiente de la realidad no es un logro espiritual sobrehumano. No se necesita un gran esfuerzo. No se trata de esforzarse por atravesar el velo de la realidad ordinaria hacia alguna dimensión secreta. Sin embargo, tampoco es necesariamente fácil percibirlo, porque nos obliga a renunciar, al menos momentáneamente, a nuestra preocupación por la dimensión dependiente de la realidad. Tenemos que dejar ir momentáneamente quién, qué y dónde estamos. Tenemos que dejar de pensar en el pasado y preocuparnos por el futuro. Tenemos que dejar de percibirnos a nosotros mismos en relación.

Aquí es donde entra el término “vacuidad”. Decimos que las cosas están “vacías” de la naturaleza propia inherentemente existente. El término vacío implica la ausencia de algo que esperamos que esté allí, como si un vaso está vacío de agua o una habitación está vacía de personas. Estamos vacíos tanto en el sentido dependiente como en el independiente. En la dimensión dependiente, somos infinitamente interdependientes con todo lo demás y no tenemos una esencia propia fija. En la dimensión independiente, no hay separación, por lo que no hay un “tú” separado que tenga una naturaleza propia inherente o quiera aferrarse a ella. Despertar al vacío es reconocer la ausencia de algo que asumiste que estaba allí, abriéndote a percibir la talidad.

¿Cómo trabajamos para percibir la vacuidad y, por lo tanto, abrirnos a la talidad? Practicamos esto en nuestro zazen, aflojando repetidamente nuestro control sobre los aspectos dependientes de nuestra existencia para estar aquí y ahora. Desafiamos nuestras ideas sobre la realidad al estudiar las enseñanzas, escuchar charlas y discutir el Dharma con otros. A lo largo del día, nos planteamos la cuestión de la dimensión independiente de la realidad: ¿Qué es? ¿Dónde está? ¿Qué me estoy perdiendo cuando estoy atrapado en mis preocupaciones dependientes? Y durante los retiros de meditación dejamos de lado tantas preocupaciones dependientes como podamos y nos instalamos aquí, ahora mismo, de la manera más sincera posible.

Pero nuestras percepciones de la dimensión independiente de la realidad pueden llegar en cualquier momento. Nuestra práctica simplemente sienta las bases, preparándonos y abriéndonos. Es posible que esté mirando una puesta de sol, escuchando a su hijo leer un cuento, sosteniendo una taza de té o durmiendo por la noche. En términos generales, el momento en sí es completamente mundano. Describirlo a otros más tarde puede sonar bastante ridículo o poco llamativo: “Estaba en el autobús y, de repente, me di cuenta de que no estaba separado de las otras personas que viajaban en él”. O, “Mientras veía salir vapor de mi taza de té, supe que todo estaba como debería ser”. Una respuesta típica a decirle a alguien esto podría ser: “Oh, eso es bueno”. Como si acabaras de tener un buen pensamiento.

Pero una persona que practica reconocerá el significado de su experiencia. Por un momento percibiste la talidad, una verdad acerca de la realidad que es tan cierta como la dimensión dependiente en la que generalmente estamos enfocados. No puedes aferrarte a estos momentos de percepción de tal, pero está bien. Nos cambian para siempre. Un solo momento puede sostenernos durante muchos años, si no toda la vida, especialmente cuando reconocemos y honramos su importancia.

 

No Usar Indebidamente la Medicina de la Talidad

Ambas dimensiones son simultáneamente verdaderas, como un objeto existe en tres dimensiones espaciales. No existe tal cosa como un objeto bidimensional en términos de espacio. El hecho de que mida 5’2 “de altura no contradice el hecho de que tengo un pie de grosor. Tengo que ser ambos.

De manera similar, no tiene sentido decir “en la dimensión dependiente tal o cual es el caso” o “en la dimensión independiente tal o cual es el caso” como si pudieras dejar una dimensión y entrar en la otra. También es un error pensar que si no has tenido una experiencia consciente y notable de “despertar” a la dimensión independiente, sólo existes en la dimensión dependiente. Este es el tipo de pensamiento dualista causado por el lenguaje y los conceptos, nuestras principales herramientas de comunicación.

Sin embargo, es increíblemente útil reconocer las diferentes cualidades de cada dimensión y poder vivir de una manera que reconozca y esté en armonía con ambas.

Usar la medicina de la talidad para negar la necesidad de comportarse moralmente, con cuidado y compasión es un engaño total y peligroso. Sucede. “No hay bien y mal, no hay diferencia entre uno mismo y el otro, no hay sufrimiento”. Por lo tanto, puedo dormir con mis alumnos, o robar a otros, o hacer la vista gorda ante las luchas de los seres que sufren. Esto es como decir que puedo caminar por una carretera sin preocuparme porque solo existo en dos dimensiones espaciales.

Debemos tener cuidado al usar la medicina de la talidad como una forma de calmar nuestro dolor, miedo y dolor por nuestro propio bien. Si hacemos un mal uso de esta medicina, podemos concluir que este momento, aquí mismo, ahora mismo, es precioso sin importar qué, y por lo tanto, un momento en medio de la aniquilación de la civilización humana global también será precioso sin importar qué, y por lo tanto esa aniquilación no es un problema. Podemos seguir disfrutando de nuestras vidas como son y simplemente confiar en la medicina de la talidad para ayudarnos a superar los tiempos difíciles.

En todo momento, la dimensión dependiente también será cierta. Nuestro bienestar está íntimamente ligado al de todos los seres vivos de este planeta, y matar es matar al Buda. Si negamos este aspecto de nuestras vidas, solo estaremos medio vivos.

Pero cuando estamos atrapados en la angustia y el miedo, cuando la desesperación está llamando a la puerta o ya se ha asentado en nuestro pecho, la medicina de la talidad puede salvarnos la vida. Podemos tomar algunas respiraciones, centrarnos en nuestros cuerpos y recordar la dimensión independiente de la realidad. Las cosas-como-es en toda su luminosa talidad, donde la existencia misma es un milagro suficiente.

 

177 - Unconditional Strength and Gratitude: The Medicine of Suchness
178 – Declaring a Climate War and What That Means to a Buddhist
Share
Share